1.5.07

Tras

Cuando todas las luces se apagan, cierro los ojos esperando que los ruidos de alguna canción me lleven a ningún lugar. Dejo de contar estrellas en el cielo para tejer silencios que cantan como el mar. Me desvisto y voy quitando sombras perfumadas que adornan tu sitio.
Es a la noche cuando cierro mis ojos a lo que más odio y abro espacio a mi tranquilidad. Dejo caer la luz para dormir sin saber nada en mis sueños. Tengo el cuerpo desnudo, quiero llegar al sol. Pero la noche se desnuda para nadie.
Esta noche no quiero tener miedo de sombras que conozco, quiero dejar atrás mi dualidad, esas imágenes sin censura de lo mas violable de las mentes, mi odio, los golpes hacia cuerpos desnudos, las falsas sonrisas que me muerden cada día, la sangre que hace morir a estallidos, las almas mutiladas por enfermedades, las mariposas, el hoy...

2 comentarios:

Merlina dijo...

Y si....una siempre quiere escapar...a veces se convierte en una necesidad.
Despegar de lo cotidiano, de los miedos, de todo lo que nos perturba...¿Cómo podemos hacerlo?... No sé... busquemos el fondo de algún mar, que nos envuelva y nos devuelva con otra mirada.

(Me encanta este blog!)

Maximiliano dijo...

CyC: Perturba mucho también ir en una continua huida... Y a veces tenemos demasiado miedo de decir Basta y buscar un quiebre.
En el mientras tanto, que la noche nos acobije...