24.10.07

Sol y Madrugada

Me gusta representarte. Pensar en vos cuando te extraño.
Y vos, que existís a través de mis ojos, que sabes de mí por mí. ¿De qué te enamoraste?
¡Quiero irme! Para no estar mirando el suelo de hielo, o sintiéndome insegura ante la posibilidad de romperlo con la temperatura de mi fluir.
No quiero la razón del sueño... o del teatro en ruinas que ofrece mi imaginación. Te quiero a vos.
Quiero escucharte porque sino me lastiman los sonidos.
Abrazame. ¿Me abrazás?
Extendete hacia mí. Ayudame a variar el orden del tiempo, de la tarde, para que ya no quemen las canciones, ni el azar.
¡Ay! Me es imposible no sentir la presión de un tiempo que me recuerda la siempre-presente posibilidad de perderme en la profundidad de tus ojos azul negro.
Entonces, guiame, en la desesperación que nos transforma en acción, en ardor.
Brotá conmigo desde adentro, mirá conmigo donde sólo yo puedo mirar.
Quedate.

6 comentarios:

principio de incertidumbre dijo...

Devenir amor...


Una intensa lectura.

¡Un abrazo!

Ary dijo...

Lo ideal es tener una regadera y regarlos a los dos juntos "vosmi" o "mivos" y después de un tiempo, brotan.

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

Muy lindo lo que escribiste. Es mi primera visita a tu blog y me gusta coo escribís.

Te invito a visitarme. Bsss.

Nos vemos ¿si?

Clarice Baricco dijo...

Palabras sentidas. Escribiendo el alma.

Un placer.

Saludos agradecidos.

Anónimo dijo...

cómo me gusta el sol.

muxica dijo...

preciosas palabras.
Un abrazo